Volver atrás

24 de 365 [Mi reto fotográfico, Donostia - San Sebastián]

Al final, éste es el único amor que queda, que se queda. El único amor incondicional. El único amor que es para toda la vida. El amor de un hijo... el amor a un hijo.

¿Te gustaría ser una de las 365 caras que aparecerán en mi proyecto?
¡Contáctame para quedar y reservar tu día!